Blog Ocio Nocturno, la actualidad del mundo de la noche en tu mano

Inconvenientes de pinchar con música de origen ilegal

Fuente: Servimusic

Normalmente cuando te contratan en una sala nunca te preguntan si la música que pinchas es legal o no, los dueños se despreocupan bastante de esto, cuando no debería de ser así, ya que el utilizar material ilegal para la reproducción y la comunicación pública en tu local, infringe gravemente los derechos de autor y esta perseguidos por la ley.

A continuación para saber un poco más sobre esto:

Por un lado, todos los dj en el caso de ser ellos los que adquieren la música, están obligados a llevar consigo todas las facturas, soportes originales (en el caso de usar copias) y todos los documentos que demuestre la procedencia legal de las obras que reproducen.

Esto es algo que tanto Djs como dueños de locales necesitan saber, ya que en el caso de una inspección, sino se aporta dichos documentos, el local estaría en disposición de recibir una grave sanción. En muchos casos puede acabar por una orden de la autoridad que permita precintar la cabina y el equipo de sonido, interrumpiendo así la actividad en ese momento del negocio, multas económicas o incluso el cierre temporal del local.

La “legalidad” debe ser conjunta tanto del dj como de la sala ya que las canciones aunque sean adquiridas o compradas por parte del Dj en proveedores legales, la licencia de estas no autoriza la reproducción pública, su uso es personal e intransferible, si antes no se hace lo siguiente:

La sala, deberá de estar al corriente del pago con las cuotas de las distintas sociedades de gestión de derechos de autor y discográficas, siendo necesario conseguir la autorización de “comunicación pública” de todo el material legal para que se reproduzca en la sala. Esta cuota dependerá de varios factores como: Aforo, tamaño del local, sistema de sonido, precio de entrada, precio de la consumición…

Esto último, solamente corre a cargo de la sala o promotor de la fiesta. En ningún caso el Dj pagara por esto. Es importante que ambos conozcan que el hecho de adquirir música legal no implica su uso en salas de fiesta sin pagar o sin negociar previamente los derechos de reproducción de dichas obras y al revés… El hecho de que un local pague a las entidades de gestión el “Cannon” por reproducción publica, no implica que la música que se reproduzca siendo de origen ilegal no vaya a ser perseguida.

Aparte de esto, existen otros factores que seguramente harán que te inclines hacia el uso de música o sistemas de reproducción que garantice la procedencia legal de su contenido, ya seas un Dj, promotor o dueño de alguna sala de fiestas.

 El primero y conocido por todos nosotros es la calidad. Las canciones bajadas de forma fraudulenta en internet no garantizan unos estándares de calidad.  Quizás en tus altavoces de reproducción domésticos suene bien, pero cuando un archivo de audio Mp3 tiene una tasa inferior a 192 KBt/s y es tocado en un sistema de sonido profesional, las carencias de calidad se hacen bastante notables, no solo para los profesionales sino también para el público en general.

Los medios y proveedores de música legal siempre garantizan un mínimo de calidad en formatos de audio con compresión.

Remontándonos al inicio del audio Digital, los primeros audios que se podían adquirir en la red en plataformas como (Emule, Kaza etc) provenían de fuentes o soportes como: vinilos, cintas o Cds. Se “Ripeaba” el sonido de la pista deseada o se extraía con programas de audio no muy profesionales, que convertían el audio grabado a digital. La calidad de este audio nuevo “Ripeado” va a ser siempre inferior a la del propio vinilo o el soporte original. A pesar de ser un archivo digital tendrá los defectos y ruidos del propio soporte original. Es la razón por la que muchos usuarios de internet, descargan audios MP3 con una tasa de 320Kbt/s (Supuestamente la tasa con el mínimo de compresión para el Mp3) esperanzados y creyendo que se va a escuchar muy bien y luego el archivo se escucha fatal.

Es cierto que hoy en día la mayoría de los archivos musicales “Piratas” que circulan por la red, son copias idénticas de los audios digitales que podemos encontrar en medios de descarga legales, por lo que podemos pensar que la calidad va a ser semejante al medio o soporte original. Pero no es del todo cierto. Tendrás que dedicar tu preciado tiempo a buscar y buscar entre todos los archivos de la red para encontrar aquel que suene bien, no tengan defectos, no este cortado ni tenga ruidos y sea el deseado. Ya que hay muchos audios cuyas fuentes son plataformas en la que se aprecia una calidad dudosa o tienen publicidad integrada…Sin hablar de los archivos infectados por virus y otras amenazas.

Por otro lado tenemos los servicios streaming de audio, aparentemente de música “Legal” como Spotify o youtube… La mayoría de gente desconoce que aunque estas plataformas son totalmente legales para su uso doméstico y personal, su licencia no cubre el uso público de su contenido. Aunque tengas la versión “Pro” de pago y el local pague derechos de autor por la música que se reproduce en él, estas plataformas no cuentan con la licencia correspondiente para reproducir contenidos públicamente. Por lo tanto habrá posibilidad de recibir una sanción en los casos que se utilicen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s